Google

Visitas

viernes, 11 de abril de 2014

El conflicto en Ucrania se sigue complicando, en el este Donetsk y Lugansk desafían a Kiev

ucrania, donetsk, rusia, conflicto, este, potencia Manifestantes pro rusos fortifican barricadas dentro y fuera del edificio de la Administración Provincial en Donetsk / Foto: AFP
Este miércoles el Ministro del Interior de Ucrania, Arsen Avakov, daba un ultimátum de 48 horas a los manifestantes pro rusos para que desalojen todos los edificios gubernamentales. El viernes 11 por la mañana, nada sucedió y todo seguía igual en el Este, con los manifestantes pro rusos decididos a mantener el territorio en otro acto más de desafío a la autoridades centrales.
Luego de las declaraciones del Ministro del Interior, la reacción de los pro rusos fue atrincherarse aun más. El mismo miércoles declararon que no se rendirían, comenzaron a fortalecer sus posiciones, llamaron a la población a las calles, y luego solicitaron la ayuda de Rusia.
El jueves, el gobernador de la provincia, Serguéi Taruta, entabló diálogo con los manifestantes en Donetsk, desde el que se planteó un sistema mixto de patrullas en conjunto con la policía y los manifestantes, un cambio de edificio ocupado, un grupo de trabajo mixto de cara a reformular el planteamiento de referéndum, sesiones mixtas en toda la legislatura provincial, y una amnistía para todos los ocupantes. Pero las charlas cayeron cuando los manifestantes en su contraoferta pidieron la liberación de todos los miembros del movimiento pro ruso encarcelados, incluido su líder Pavel Guborev, y no aceptaron la total desocupación del edificio ni la discusión sobre el referéndum.

El presidente de Ucrania viajó al este

Este viernes el Primer Ministro de Ucrania, Arseni Yatseniuk, viajó al Este para reunirse con las autoridades provinciales en Donetsk y Lugansk, y tratar de apaciguar a los manifestantes pro rusos.
Pasado el límite de ultimátum dado el miércoles, el gobierno no se mostró dispuesto a utilizar la fuerza y cambió el enfoque al ofrecer amnistía a todos los ocupantes pro rusos para que abandonaran pacíficamente los edificios.
Para bajar las tensiones en la ciudad de Donetsk, también se comprometió a transferir más poderes a la región (aunque no aclaró cuánta autonomía eso significaba) y aseguró que no se derogará la ley del 2012 por la cual el ruso es lengua cooficial en las regiones donde lo hable al menos el 10% de la población, medida que fue uno de los disparadores del levantamiento del Este ruso parlante.

Donetsk y Lugansk, bastiones pro rusos

La situación en Donetsk es la más grave, miles de personas se encuentran rodeando el edificio de la Administración Provincial, y adentro, atrincherados y muy preparados, funciona un conglomerado de manifestantes que no piensan ceder ante Kiev.
La autoproclamada República Popular de Donetsk se organizó en el mismo edificio ocupado luego de la votación del lunes, y tiene las oficinas de sus dirigentes en el undécimo piso del establecimiento, donde funcionaba el despacho del Gobernador provincial.
En Lugansk, los activistas pro rusos todavía mantienen ocupada la sede del Servicio de Seguridad del Estado, se encuentran fuertemente atrincherados y armados, y se organizan bajo el recientemente creado Ejército del Pueblo de Lugansk.
Vale destacar que la tensión en todo el Este es alta, con enfrentamientos diarios entre manifestantes pro rusos y las fuerzas del orden en toda la región.

Manifestantes pro rusos en uniformes soviéticos este jueves en la ciudad ucrania de Odessa / Foro: AFP
Manifestantes pro rusos en uniformes soviéticos este jueves en la
ciudad ucraniana de Odessa / Foto: AFP